José Machillanda: Miedo, desesperación y pandemia arrinconan al 6D



El fracaso del régimen al proponer la falsa electoral del 6D se exponencia desde ya como consecuencia de su desesperación, de su miedo y del incremento de la pandemia que acecha al venezolano, quien no cuenta con la respuesta clínica habida cuenta la morisqueta militarista implementada, que desde un principio mostró su incapacidad e ineptitud. Más grave aún, quedó claro, casi de inmediato, el desacierto al equivocarse abiertamente y confundir una Emergencia Sanitaria, con una toma armada del espacio público del Estado-nación, torpeza máxima de un régimen socialista- militarista.

El 6D se estremece como consecuencia del 82% de los demócratas venezolanos que rechazan esta convocatoria como  intervención de este régimen autoritario, que aún violando la constitución, se imaginó que podía cambiar casi como un automatismo el Ambiente Político Real Violento por un Ambiente Político Real Electoral. El cuerpo social demócrata y democrático tiene claro cuánto significa la Constitución, más que eso, la responsabilidad cívica y ciudadana como mayoría para reponer la Constitución, las leyes y la decencia democrática. Por ello, la sociedad democrática toda, haciendo caso omiso de organizaciones armadas, se declaró mayoritariamente como un Movimiento de Renacimiento Nacional para desarrollar la transición política.

  El 6D se medirán solo el socialismo militarista más los compraos, ya que los demócratas están prestos y dispuestos a abrazar la Resistencia Civil. Resistencia Civil frente a este régimen Militarista, arbitrario y primitivo que tendrá que tomar en cuenta la decencia democrática que se orienta por la Constitución y el cuerpo de leyes, es decir, se hace política. Política que norma la vida política del país y jamás el plan de machete. Será la sabiduría política mayoritaria de los demócratas que como políticos saben hacer política, les darán enseñanza a los bárbaros militaristas, que se imaginan que la República la pueden pescuecear quienes usan las bocas de fuego.

El desespero del régimen expresado en su miedo y su desesperación por el incremento de la pandemia otea  u gran desatino como gobierno militarista, antipolítico, y se muestra como fuerza empleando la coacción, para exigirle obediencia a juro a una ciudadanía que ha revertido en una acción con sentido contrario, para dar una muestra de madurez política y coherencia en el empleo del gen democrático del venezolano. Es política por cuanto está dispuesto a mostrar la ciudadanía, esa que no entiende del plan de machete y la peinilla, mucho menos de la toma militar y el vulgar acuartelamiento que han venido imponiendo al cuerpo societal. Primitivos y cobardes que creen  todavía que  la antipolítica puede desplazar a la política.

Política es lo que requiere la falsa electoral. La grave crisis promovida por este régimen con su convocatoria irrita del 6D, hoy se convierte en miedo, desesperación y máxima pandemia, por todo ello la política es necesaria como ciencia y como arte y la respuesta política de los demócratas es la ejercitación del Movimiento Político de Renacimiento Nacional, como férrea decisión de no asistir el 6D y restablecer el peso político decisorio para una nueva democracia. La antipolítica es la grotesca y primitiva posición del uso de cuerpos armados para atemorizar y contener la acción de la masa democrática. Masa democrática responsable por denunciar un 6D viciado, pero además inviable, por ello el Movimiento Político generará espacio con el patrimonio doctrinario de la democracia y, sobretodo, la fe como nación que cree en la política como ecuación en la cual el individuo está por encima de la comunidad y del Estado.

El régimen acobardado muestra su máxima angustia, su gran desespero en la impuesta cadena de a diario, pero los demócratas leen ese miedo, ese desespero y el fracaso del militarismo que aspira portarse como un Partido Político en Armas. Todo el régimen tendrá que rendirle cuenta a la justicia y a la historia. Venezuela democrática es esa masa noble y valiente que desde ya ignora el 6D… además el mundo internacional ha tomado nota y está listo para accionar en lo que corresponde. A la barbarie del militarismo cobarde -ese que sirve de peón- a la mayor desgracia política de Venezuela, país civilizado que recibe la orden de una isla que nada tiene que ver con la venezolanidad, debe tomar nota del Movimiento de Renacimiento Nacional y la Transición Política.

El régimen lleno de miedo y desesperado hizo cálculos erróneos y desde ya está obligado a considerar el Movimiento democrático, su fluidez, su apertura organizativa, la restitución de la democracia en la voluntad y coraje cívico para confrontar a quienes dan la espalda a la decencia política violando la  Constitución. Los venezolanos demócratas y sus líderes -los prohombres- que el régimen no quiere ver, cristalizaran con su apertura, organización y máxima adherencia a los nobles ciudadanos que agregándose provocarán un cambio. Un cambio político como una realidad imparable,  que es la razón para que tiemble hoy el régimen, no obstante sus cadenas diarias interminables donde se descubre su temor, desesperación y miedo.

 

Es auténtico,

Dr. José Machillanda

Director CSB-CPPRO

@JMachillandaP

Caracas, 30 de julio de 2020

 



Fuente original La Patilla

قالب وردپرس