La Encovi muestra las consecuencias de la inquina que le tiene el chavismo al trabajo (+ video)


La Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) 2019, que se presentó hoy en la Universidad Católica Andrés Bello, se creó hace cinco años para mostrar una realidad que el régimen de Nicolás Maduro quería ocultar.

Si por algo se ha caracterizado, en forma creciente, el chavismo, es por el ocultamiento de cifras. No dar estadísticas equivale, en la mente de los gobernantes autoritarios, a ocultar la realidad.

Por esta razón, señaló este martes en la mañana el rector de la UCAB, José Virtuoso, se creó la Encovi hace ya seis años: para mostrar una realidad que quería ocultarse, usando el largo brazo de las universidades y su influencia en la sociedad.

Los resultados

El resultado de estos años en los que se ha realizado la Encuesta de Condiciones de Vida, y en los que se ha intentado implantar, por las malas (como no puede ser de otra manera en ninguna parte) el comunismo en Venezuela, es lo que muestra la encuesta hoy, resumido en unos puntos clave:

• 96% de los venezolanos están en pobreza.

• 0,72 dólares diarios es el ingreso promedio del venezolano.

La población venezolana se ha encogido a 28 millones de habitantes.

• 19% de los hogares tienen al menos una persona que ha emigrado.

Esta emigración ha causado el envejecimiento del promedio de la población venezolana.

• La expectativa de vida de los venezolanos ha retrocedido 3,6 años.

• La mortalidad materno-infantil ha retrocedido unos 40 años.

• El empleo se ha precarizado.

• La infancia desnutrida es un problema que compromete las próximas generaciones.

La Encovi muestra el efecto de la destrucción del valor del trabajo

El hecho de que los salarios de los venezolanos hoy sean inferiores en 1,2 dólares al mínimo que separa a la humanidad de la pobreza extrema, según la ONU, y casi una quinta parte de lo que se requiere para salir de la pobreza relativa, es una de las consecuencias más graves de la revolución bolivariana.

A través de la destrucción de la empresa privada, de la riqueza, el chavismo ha ido destruyendo el valor del trabajo. Esperaba sustituirlo por la prebenda petrolera, pero también destruyó eso, como muestra la caída en la producción de hidrocarburos.

Básicamente, como señalaba en la presentación de la Encovi Luis Pedro España, sociólogo, “no hay nada que repartir”: el resultado del desplome de 70% del Producto Interno Bruto durante los años del madurismo es la existencia de salarios de miseria en una sociedad en ruinas.

Solo saben destruir

Los comunistas, en Venezuela y en todas las sociedades que han llegado a someter, destruyen todo lo existente con la ilusión de construir la “sociedad nueva“.

Como una vez me advirtió Emeterio Gómez, brillante economista y filósofo liberal venezolano, “Hugo Chávez destruirá todo lo que existe y no consolidará nada en su lugar“. Es decir, la parte de la destrucción se les da perfecta, pero construir es mucho más complicado.

Esa destrucción ha llevado a Venezuela ya no a compararse con Chile, o con Argentina, o con Colombia, sus modelos naturales, señala España, sino con países centroamericanos, o incluso con países africanos como Zimbabue o la República Democrática del Congo: los peores lugares de la Tierra.

Ya lo advertía Virtuoso cuando presentaba la Encovi y señalaba que Venezuela era “un infierno” y que la situación actual la equiparaba “a los países más pobres e inestables del planeta”.

Hacia dónde vamos: solo el cambio nos salvará

España arroja una luz de cierta esperanza sobre la situación cuando señala que 54% de los pobres venezolanos están en “pobreza reciente”: es decir, tienen un problema temporal de ingresos.

Esta es gente, agrega el sociólogo, que podría recuperar muy rápidamente sus niveles de vida si hubiera un cambio de modelo político.

Ese cambio político es la única posibilidad, para millones de venezolanos, de abandonar la miseria, de regresar a su tierra, de, sencillamente, vivir y tener una ilusión.

Cuando los países de Europa Oriental se convencieron de algo similar, el comunismo cayó. Aquí se sostiene a sangre y fuego, pero como advierte José Virtuoso, el modelo del chavismo es inviable.

El trabajo también necesita quien lo demande, lección de la Encovi

Los comunistas, aquí y en todas partes, olvidaron algo básico: como cualquier mercancía, el empleo también se rige por las leyes de la oferta y la demanda. Cuando la demanda de trabajadores crece, los salarios también; cuando la demanda de trabajadores desaparece, como es el caso venezolano, los salarios caen a cero.

Es decir, todavía no existe una manera de ayudar al trabajador, realmente, sin ayudar también a su empleador, o por lo menos permitirle existir.

De hecho, la principal razón para emigrar de los venezolanos es la búsqueda de un empleo digno, según la presentación de la Encuesta de Condiciones de Vida.

Al final, por mucho que el régimen de Nicolás Maduro se haya negado a proporcionar información sobre su descalabro, hay que agradecerle a la UCAB, la UCV y la USB por la Encovi.

Y a Margaret Thatcher, por ya, hace casi 40 años, habernos recordado que el peor enemigo del comunismo no es el capitalismo, sino la realidad. Esa que, decía precisamente Lenin, “es más terca que un inglés”.

Vea a continuación el reportaje en video de este trabajo:

The post La Encovi muestra las consecuencias de la inquina que le tiene el chavismo al trabajo (+ video) appeared first on Noticias de Venezuela y el Mundo – Caraota Digital.



Fuente original Caraota Digital

قالب وردپرس