Brasil registró 1.271 nuevas muertes por coronavirus y el total se acerca a las 60.000


Imagen de archivo de personas utilizando mascarillas mientras caminan por una popular calle de tiendas comerciales en medio de la pandemia de coronavirus, en Río de Janeiro, Brasil, Junio 29, 2020. REUTERS/Lucas Landau (LUCAS LANDAU/)

Brasil reportó este martes 1.271 nuevas muertes por coronavirus y 37.997 casos de infectados en las últimas 24 horas, según los datos recabados por el consorcio de medios de comunicación, en base a datos de los departamentos de salud estatales.

De esta manera, el balance total llegó a 59.656 fallecidos por COVID-19 y 1.408.485 contagios.

São Paulo se mantiene como el estado con mayor número de casos. La Secretaría de Estado de Salud señaló que se llegó a las 281.380 infecciones de la enfermedad, 6.235 de ellas registradas en las últimas 24 horas. El estado tiene 14.763 muertes por COVID-19, tras sumar 365 víctimas este martes.

Río de Janeiro completó 105 días después de la primera muerte por COVID-19 el 17 de marzo y ahora suma 10.080 muertes por la enfermedad, lo que corresponde a un promedio de 96 por día. En las últimas 24 horas, se han registrado 232 muertes y 728 nuevos casos, lo que eleva el número total de casos en el estado a 112.611. Si se tratara de un país, el estado de Río sería el 19º más infectado del mundo.

Se están investigando otras 1.011 muertes bajo la sospecha de haber sido causadas por el COVID-19, y se informó que se han curado 93.423 pacientes.

Por otro lado, el presidente Jair Bolsonaro anunció este martes que el Gobierno pagará durante otros dos meses los subsidios destinados a los trabajadores informales y personas sin empleo, en vigor desde abril pasado por la pandemia de COVID-19.

Brasil es uno de los países más afectados del mundo por el coronavirus, una situación que ha forzado a paralizar temporalmente la actividad económica en muchas regiones.

El Gobierno había propuesto en principio un valor mensual tres veces menor, pero por presiones del Congreso finalmente aceptó fijar el monto del subsidio mensual en 600 reales (unos 110 dólares), que ahora será mantenido al menos hasta agosto próximo.

No obstante, el ministro de Economía, Paulo Guedes, declaró este martes que si en las próximas semanas el Gobierno “percibe” que los efectos de la pandemia se mantendrán más allá de agosto, el subsidio de ese mes podría ser reducido a la mitad, para que el 50 % restante sea pagado en septiembre.

Según los cálculos del Ministerio de Economía, esa ayuda llega a cerca de 60 millones de personas que han perdido sus empleos, que se desempeñan en la economía informal o están en situación de pobreza.

El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, habla a un costado del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante una rueda de prensa en Brasilia, Brasil. 1 de abril de 2020. REUTERS/Ueslei Marcelino
El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, habla a un costado del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante una rueda de prensa en Brasilia, Brasil. 1 de abril de 2020. REUTERS/Ueslei Marcelino (UESLEI MARCELINO/)

De acuerdo con datos divulgados también este martes, durante los últimos tres meses y como consecuencia de la pandemia, en Brasil han desaparecido 7,8 millones de puestos de trabajo y el desempleo llega ahora al 12,9 %, ante el 11,6 % registrado entre diciembre y febrero pasados.

En los primeros momentos, la distribución de los subsidios a los más impactados por la pandemia enfrentó serios problemas logísticos, que el Gobierno consiguió resolver gradualmente, así como también se detectaron algunos fraudes, cometidos por personas que recibieron ese dinero pese a que no enfrentan ningún problema económico.

Los subsidios a la población más vulnerable y las diversas ayudas que el Gobierno ha ofrecido a la empresa privada y a los bancos han tenido impacto en las cuentas públicas del país, cuyo déficit en los últimos doce meses hasta mayo ya equivale al 8,82 % del producto interior bruto (PIB).

Pese a esa situación, el ministro de Economía subrayó su “firme convicción” de que la actividad productiva del país se recuperará el año próximo, cuando garantizó que será retomado el crecimiento.

“Las señales vitales de Brasil están activas”, aseguró Guedes, cuyo despacho calcula que la caída del PIB este año puede llegar a cerca del 10 %, tras haber crecido un 1 % anual desde 2017, una tasa insuficiente después del desplome de siete puntos porcentuales que se registró en el período 2015-2016.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Por las irregularidades en su currículum, Carlos Decotelli anunció que no asumirá como ministro de Educación de Bolsonaro



Fuente original Infobae

قالب وردپرس